El Arte de acabar las cosas.

Son las dos de la mañana y acabo de apagar el ordenador -el del estudio, porque tengo encendido el portátil desde el que escribo-. Hoy he tachado dos de los catorce puntos que aparecen en la lista de “cosas por hacer” de esta semana. Las suelo escribir los domingos por la noche. 

Read More